De Oruga a Mariposa | Lovely
De Oruga a Mariposa

De Oruga a Mariposa

¿Qué significa el cambio para una quinceañera?

El Cambio es lo único cierto que hay en la vida, dicen los orientales, y sí, aunque es aún más cierto en la adolescencia, que como todos sabemos marca el final de la infancia, de la pubertad; para dar inicio a la edad adulta, con una serie de cambios en la vida de los jóvenes.

El cambio es algo difícil para todos los humanos, a pesar de ser una constante, nos es difícil adaptarnos. ¿Por qué? Porque tenemos que dejar lo conocido por lo nuevo y NUEVO no siempre significa bueno o fácil. A muchos les parece un periodo eterno, aunque en realidad va desde los 12 y 13 años, que se considera una adolescencia temprana, entre los 14 y 16 años es una adolescencia media y entre los 17 y 21 años es la adolescencia tardía. En realidad, podría redondearse en diez años.

Dentro de los cambios los que más afectan son los hormonales. Y muchos que están atravesando por este periodo lo sienten desde el primer día. Los cambios tienen formas de manifestarse físicas y emocionalmente. Esto es: no solo se sufre de acné, sino también del corazón. Tanto para los jóvenes a punto de convertirse en hombres, como para las jóvenes que están por transformarse en mujeres.

A veces es doloroso, como volver a nacer, en realidad este cambio, como el que se sufre después alrededor de los 50 años, son los más fuertes que hay en la vida hormonalmente hablando. Es por eso que cuando hay adolescentes y una madre menopaúsica se combinan todo para crear una tormenta ¡perfecta!

Al hombre estos cambios hormonales les afectan en forma diferente que a la mujer. A las mujeres les es más difícil porque son ellas las que llevan dentro de sí el complejo sistema reproductivo. La primera menstruación indica que ya está funcionando, la última menstruación que dejo de operar. Así de fácil.

En este inicio de ser mujer, y de transitar los primeros años de la menstruación, muchas quinceañeras lo encuentran muy normal y no muy molesto, otras en cambio, les afecta mucho. El grado de aceptación y tolerancia al cambio depende de muchas cosas, desde genética, hasta cultura.

Para muchas los cambios físicos son los más notorios, la transformación del cuerpo de la niña a la joven. Casi de la noche a la mañana cambian cosas que algunas notan en sus espejos por las mañanas. Otras se asombran del surgimiento de un “yo” interno desconocido. Así, llega la confusión y comienza la búsqueda de la identidad, porque gracias a esos cambios es que se renace la verdadera personalidad de las jóvenes.

POR: ILSA PICASO